Qué fácil es ser periodista


¿Eras un niño callado y retraído? ¿Las ratas del colegio sólo te dejaban estar con ellos si les prestabas tus cuadernos? ¿Cuando había un juego de béisbol y hacían los equipos, eras la causa de que se dijera que el contrario la tenía robada? ¿Te costó mucho conseguir tu primera novia? ¿Crees que aquí la gente hace las cosas mal y que si tu pudieras las hicieras mucho mejor? ¿Te encanta ver televisión? ¿Sientes un extraordinario placer cuando alguien te cuenta un chisme? ¿Ya te diste cuenta de que criticar es el mejor deporte intelectual que ha inventado el ser humano? Pues ya está bueno de bajar la cabeza, llegó tu momento, ahora todos te van a respetar, ahora sí vas a conseguir pareja, porque todos los que se burlaban de ti trabajan en aburridas oficinas de 9 a 7 y tú tendrás el chance de sentirte superior a ellos cuando te enteres de lo fácil que es SER PERIODISTA.

Como de seguro tuviste un excelente promedio en bachillerato, se te ocurrió la idea de entrar a estudiar comunicación social. Sin embargo, con los consejitos que te dará tu amigo Carlos Suárez concientizarás que no es necesario perder cinco años en una universidad para aprender a usar el diccionario de sinónimos y antónimos.

 

Un comunicador tiene que ocupar su lugar en la sociedad. Lo más importante en un periodista es su actitud, debes convertirte en una persona callada, observadora, intelectual, con una pizca de arrogancia por ser tan culto, llegar a una fiesta y pedir algo que nadie esté tomando (vino si todos beben ron), escuchar a los demás con una sonrisa de medio lado sin decir nada, hablar lo menos posible y vestirte como una persona normal (saco sin corbata si vas a una fiesta, lentes correctores así sean de mentira), para que cuando te presentes como un profesional de la prensa a nadie se le ocurra pensar que eres un odioso.

Se dice que todos los periodistas, tienen un tercer apellido, que es el nombre del periódico para el que escribe. Por ejemplo: “Hola, Yo Soy Carlos Suárez de Urbe”. Si quieres que alguien te tome en serio, y aún no escribes para nadie, pon a prueba tu capacidad creativa e inventa el nombre de tu propio periódico o revista para que se lo digas a todo el mundo. Tienes dos opciones: puedes decir que trabajas en una publicación juvenil que acaba de salir en alguna ciudad del interior (tienes que escoger una), o que eres de una revista cultural que estará en las calles de Caracas, dentro de dos meses.

Decir que escribes para alguien te va a abrir muchas puertas. Comienza a frecuentar “El Maní Es Así”, el “O’ Gran Sole” o cualquier fiesta en donde digan que van a poner salsa brava, que esos son los lugares que más frecuentan las figuras importantes de la prensa cultural de nuestra ciudad. Una vez que estés allí trata de que alguien te presente a Marcos Salas, Adriana Lozada, Edmundo Bracho o Alejandro Rebolledo e instálate a decirles que tú escribes para X revista, y que has hecho unas cosas, que a lo mejor a ellos les pueden servir. Ellos son tipos muy políticos y, de seguro, te dirán: “Sí vale, mándame algo, llámame a la oficina que si está bueno lo sacamos…”

Si lograste hacer esos contactos y en tu bolsillo tienes la tarjeta de alguno de esos chivos, ya tienes la mitad del partido ganado, lo que te queda por hacer es enfrentarte al gran reto de… ESCRIBIR TU PRIMER ARTÍCULO.

Debes escoger un tema para tu primer trabajo. Si tienes un tema que nadie haya tocado, tal como “El Gatorade es afrodisíaco” o “La verdadera sexualidad de nuestros próceres” comienza a redactar un ensayo, que te lo van a quitar de la mano. Si prefieres trabajar con algo de actualidad, trata de darle una vuelta extraña a un tema en boga, que nadie haya leído y tenga lo que llaman “Un gancho”, es decir que haga a la gente exclamar un gran: ¡”verga!” luego de hacer el titular; por ejemplo: “Orlando Urdaneta es el anticristo”, o “Javier Vidal fue quien sufrió el plagio”. Si no se te ocurre nada, consigue el teléfono de una banda de rock y entrevístalos: ellos están tan desesperados porque alguien les haga un cariñito, que no te van a decir que no. Los reúnes en café, te sientas a hablar con ellos y grabas todo.

Una vez que ya sabes de qué se trata tu artículo, hay unos parámetros que debes respetar para que tengas éxito: -El primer párrafo de tu obra, debe ser en primera persona, y en él debes narrar alguna experiencia de niño relacionada con el tema, describir el Café en donde hiciste la entrevista y el momento en que llega la banda, o contar algo que viste en televisión: -Cada vez que escribas una palabra que te parezca muy común o hayas repetido mucho, toma tu diccionario de sinónimos, búscala y escoge el sinónimo que menos hayas escuchado en la calle, así parecerás muy inteligente. El periodista es una persona que debe aparentar ser muy ilustrado, debes incluir referencias que demuestren tu cultura, busca huecos en tu ensayo para incluir frases como: “la Aldea Global de Mc Luhan”, “era como una película de David Lynch”, “Su cara era como una obra de Andy Warhol”, etc. Éstas le darán vida a tu escrito, la gente de verdad sabrá que está ante un periodista.

Siguiendo estos consejitos, escribe dos páginas hablando toda la paja que se te ocurra, imprímelas sin errores ortográficos y llama a los personajes que hayas conocido para mandárselas. Si te lo publica alguien, eres un gran periodista, pero si no lo saca nadie, no te preocupes, entrarás a formar parte del 80% de los periodistas: “los que nunca han publicado nada porque la prensa de acá es muy mala”.

 

Cortesía PlanetaUrbe.tv

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: